Acerca de este consultorio virtual

Bienvenido a este consultorio psicológico en línea. Este es un espacio para la reflexión sobre temas de psicología y la sede oficial de lo que se ha venido configurando desde hace un tiempo como una de mis modalidades de trabajo: la psicoterapia y la supervisión clínica en línea.

Soy un psicólogo clínico y psicoterapeuta venezolano. Casi toda mi vida profesional ha transcurrido en mi país de origen, desempeñándome como psicoterapeuta y evaluador psicológico, así que mis ambientes naturales han sido siempre el consultorio y las clínicas psiquiátricas.

Desde hace aproximadamente 5 años, la psicoterapia en línea se ha venido convirtiendo en una parte importante de mi trabajo también. Esto está relacionado con una serie de cambios que se han dado en el contexto de mi práctica. El primero de estos cambios es de índole técnico. Al día de hoy los desarrollos en tecnologías de comunicaciones y de transmisión de datos hace posible el tener una comunicación a distancia totalmente fluida, tanto por su fiabilidad como por su costo. Así que todo el que tenga acceso a esas tecnologías (y aquí estamos hablando de tener un teléfono inteligente, una tableta o una laptop) y con una conexión a Internet medianamente buena puede disfrutar de este tipo de servicios.  Así mismo, cada vez hay más personas con el nivel adecuado de familiarización y educación en estos recursos tecnológicos lo que hace natural su uso para unos fines que hace unos años eran impensables.

Los cambios en las tecnologías han dado lugar también a cambios en las formas de vida. Cada vez hay más personas cuyo trabajo no se restringe a una localidad específica, viajar por el mundo es algo realizable y económicamente viable. Hace ya bastante tiempo desde que recibí la petición de consulta psicológica de una persona que se dedicaba al comercio y que pasaba buena parte del año en China, por lo que su única manera de llevar a cabo un proceso psicoterapéutico más o menos profundo le exigía que por lo menos parte de sus sesiones se dieran en línea. La misma razón esgrimía un ingeniero que estaba resuelto a iniciar un proceso psicoterapéutico pero que su trabajo le exigía permanecer por períodos de tres meses dos veces al año en una estación de extracción de petróleo en ultramar.

Una razón más que dio lugar al nacimiento de este consultorio está más relacionada con las condiciones particulares de mi país de origen:

Desde hace cerca de 15 años se han venido dando una serie de movimientos y cambios de la situación económica, política y social de Venezuela. Estos cambios afectan todos los ámbitos de vida de los venezolanos y ha tenido una influencia también en mi práctica como psicoterapeuta. Uno de esos cambios ha venido bajo la forma de la emigración de muchas personas que se van a vivir a otros países en la búsqueda de oportunidades laborales, de estudios o de seguridad personal. Una porción significativa de mis consultantes se vieron de pronto en la necesidad de continuar su proceso ahora desde la distancia. Esta diáspora exigía una agenda cada vez más concurrida de sesiones en línea.

Así también, muchos de los que se mantenían en el país y podían asistir presencialmente a mi “otro” consultorio, comenzaron a encontrar situaciones en las que por diversas razones tuvieron que pasar a una modalidad “híbrida” de psicoterapia, en la que nos veíamos algunas veces presencialmente y otras en línea. Hubo una época, por ejemplo, en la que no se encontraba combustible y las personas se veían calculando los kilómetros que podían recorrer en sus vehículos con un tanque de gasolina. También hubo un período de cerca de 3 meses de disturbios en las calles, en los que quedaban incomunicadas algunas vías. Se armaron las llamadas “guarimbas”, los ciudadanos bloqueaban e impedian el tráfico por  calles y hasta autopistas en señal de protesta por la gestión del gobierno. En todas esas ocasiones, cada vez más comunes, mis consultantes, imposibilitados de desplazarse hasta mi consultorio, tenían que echar mano a otros medios, como el Internet, para poder continuar en su proceso psicoterapéutico. Por último el aumento de los índices delictivos hizo que otro grupo de mis consultantes, sobre todo aquellos que salían de sus trabajos hacia el final de la tarde o la noche consultaran por la posibilidad de hacer cambios en el esquema de nuestros encuentros, pasando a las consultas en línea como una forma de seguir su proceso desde la seguridad de sus casas.

Hace un tiempo, yo también tuve que viajar fuera de mi país, lo que finalmente terminó de reforzar mucho más mi práctica en línea, conservando en este consultorio un espacio para las personas con las que llevaba un trabajo en la modalidad presencial en Caracas, Venezuela.

Esta página, es entonces el producto de una necesidad de concretar un espacio virtual, un consultorio en línea, un espacio para la reflexión psicológica y para el ejercicio de la psicoterapia y la supervisión; un espacio transicional (para decirlo en el lenguaje de Winnicott) donde crear.

Bienvenido!


¿Quién lleva este consultorio?


¿Tienes una pregunta?, ¿Hay alguna información adicional que te pueda proporcionar?, rellena el siguiente formulario y te responderé a la brevedad posible (asegúrate de anotar tu email correctamente)


Sobre mí  Mi Formación   Certificaciones